by Samaria Márquez Jaramillo

Edición número 14
15 de Noviembre de 2020

El transcurrir de la existencia no debe parecerse a un pentagrama: La monotonía de la tradición, la cansada rutina, la predestinación, son esas notas quietas que sin ejecutor, en el papel sobre rayas están muertas. Que nuestra vida sea un concierto de jazz.: Progresiva improvisación. Es bueno pensar la vida en esos términos. Con imaginación lo escrito debe leerse y dársele vida, hacer modificaciones e improvisaciones para que surja su propia melodía.


Click aqui