by Samaria Márquez Jaramillo

 C o n t e n i d o

E d i t o r i a l

Mentiras sociales

Los hechos narrados mediante el anglicismo Fake News se vuelven invenciones plurales hechas en singular: uno que miente y difunde, y son un tipo de bulo que consiste en un contenido pseudo periodístico difundido a través de portales de noticias y redes sociales , cuyo objetivo es la desinformación usada con la intención de engañar, manipular decisiones, desprestigiar o enaltecer una institución, entidad o persona , obtener ganancias económicas , réditos políticos . Presentar hechos falsos como si fueran reales es atentar contra la credibilidad e intentar poner a trastabillar a los medios serios y a los periodistas éticos.
Como las noticias están ligadas al tiempo en el que se producen, su forma y contenido tienen el sello de la actualidad histórica. Ahora es tonto cambiar lo referido a Cleopatra o al Nobel de Literatura a Winston Churchill.

La difusión de noticias falsas con el objeto de influir en las conductas de una comunidad data desde la antigüedad, pero su alcance está relacionado directamente con los medios de reproducción de información propios del tiempo. El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, sobre todo las redes sociales, multiplican la forma de hacerse oír, ver o leer. Se creía que el cuarto poder eran los medios de comunicación analógicos. Esto está totalmente obsoleto: Plataformas como Twitter o Facebook son ahora soportes- canales de información, determinados por la multiplicación de comunidades digitales.

La expresión fake news es usada sin rubor o connotaciones éticas y se utiliza para llamar la atención y hacer desconfiar de los títulos grandes y en mayúsculas sostenidas.


Un ejemplo clave para explicar esto, es la campaña presidencial triunfal de Donald Trump, plagada de acusaciones contra Hilary Clinton puesto que los encargados de la publicidad del entonces candidato sabían que entre racionalidad y emoción predomina la emoción, y que la manipulación, las medias verdades o directamente las mentiras estratégicas hacen su juego para construir una base electoral o, peor aún, consolidar una idea política.
El Diccionario Cambridge define a las fake news como «historias falsas que parecen ser noticias, difundidas en internet, generalmente creadas para influir en las opiniones políticas.
Bill Gates dijo: «Digamos que me llamo ‘Instituto para Algo’ y decido promover una campaña, basada en falsedades, que dice que los judíos fueron los únicos responsables de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto no sucedió y se publica en Internet y está disponible en los mismos términos que cualquier pieza de investigación histórica que haya sido revisada por pares y, así, se implanta una especie de paridad de credibilidad en la información en la red: Está todo ahí, no hay forma de saber si todo ello tiene algún fondo o si alguien acaba de inventarlo y es noticia falsa legitimada” .
Para llamar las cosas por su nombre, va una disquisición de Pero Grullo: Internet no cuenta mentiras, son las personas que lo hacen y utilizan internet para dañar con manipulaciones mediáticas…