Contenido edición 10

by Samaria Márquez Jaramillo

Sumario

Pág.

02  Editorial.

3 Cantos de cigarra- Peter Stamm

4 Danza de Shiva y cambio de época. Javier Cortines

5 Por qué ningunearon, con el Nobel, a Borges- Cortesía de televisa.NEWS

6 La identidad en el ciberespacio-Nicanor Ursua Lezaun

7 Ahora que te reencuentro, madre –Cuento- Samaria Márquez Jaramillo

8 Venezuela y muchas cosas más- Julio Mateos Montero

9 Mi barrio de la Candelaria- José Asunción Suárez Niño

10 Las raíces americanas del Nazismo- Jorge Majfud

11 Apuntes para un nuevo tiempo- Marc Saxer

12 Incertidumbre por nueva era- Gustavo Gorriz

13 Gracias al Festival de Cannes no seremos un olvido, Nota de la dirección

14 Stanley Kubrick un autodidacta genial Ramón Casalé i Arán

15 Mitos del arte-Eduardo Limón

STAFF

Directora
Samaria Márquez Jaramillo


Editor

Ramón Casalé I Arán


Desarrollador Web

Luis Felipe Benavides Narváez

Diseñadores Gráficos
Juan David Cobo Castro
María Luisa Castro Márquez

Editorial

EN LA ÉPOCA CIBERSUPER

Los sucesos, en determinado momento marcan el surgimiento de una época, que es un periodo temporal que determina formas de vida y cambios en el sistema cultural. Si al inicio del siglo XXI nos preguntaron por la existencia de cambios y hubiésemos dicho que creíamos en ellos, nos habrían tildado de traficantes de ilusiones. Hoy, sin valernos de la esperanza, asidos a la realidad podemos contestar: No habrá cambios, éstos ya sucedieron dentro de una realidad terrorífica: Llegó la pandemia Covid 19 y fue utilizada como punto de inflexión y reflexión que apresuró nuestra ubicación en otra sociedad del conocimiento.

Los flagelos universales son motores que generan cambios históricos, de una manera más acentuada cuando, como ahora, un pensamiento inoculado y perturbador machaca todo el día temas amenazantes que nos auguran la muerte sino modificamos el rumbo de nuestras posiciones frente a lo que creemos que es la verdad, la justicia, el progreso, la convivencia, la paz, la individualidad y el respeto. Pero como diría el Chapulín Colorado: “No contaron con mi astucia…” De tan bueno no dan tanto. ¿Por qué los noticieros, los programas de opinión, los chats, y todo aquello que informa algo, están dedicados a “cuidarnos” y a hacernos ver los cadáveres que seremos mañana, si no cumplimos hasta el no respire, no respire, puede respirar?

Sin embargo, la salvación no está, exclusivamente, a cargo de la ciencia y la tecnología. Esencialmente fue un asunto cultural y político que logró hacer surgir un nuevo liderazgo social y éste gestó el giro humano de lo analógico a lo digital, entorno en el que ahora dejamos nuestras huellas holográficas.

La narrativa de la historia contemporánea de los años de la primera mitad del siglo XXI hablará en los siguientes términos: “Hubo una crisis de salubridad, un flagelo de pandemia, tiempo en el que se cumplieron un ablandamiento psicológico y un manotazo de persuasión que lograron modificar las percepciones humanas e introducir diferentes hábitos llegados a lomo del quinto jinete del Apocalipsis: Los medios de formación de masas, el único poder que pudo, puesto que el ejecutivo, legislativo y judicial, se resquebrajaron ante la potestad del dinero, mientras que de las soberanías fácticas: iglesia, ejército y banca solo ésta se sostuvo, valiéndose de lo imaginado o también de lo impensado , pero le llegó no un jueves negro sino una temporada en tinieblas. Lo difícil de esa época de los años 2020 y 7 sucesivos fue, para quienes la vivieron , aceptar el deceso de la prensa de circulación física y el auge de la pantalla de los computadores que, en términos de cualquier sociólogo norteamericano recién acostumbrado a no poseer el poder del dólar, vía internet introdujeron el mainstream, la fuerza de la opinión pública modificada, y deconstruyeron las creencias arraigadas en el subconsciente colectivo e individual y fueron, entonces, otros los juicios y el punto de vista de la realidad, que sirvieron de puntales de la nueva identidad. Lo difícil de esa época residió en que, cumpliéndose la maldición de Casandra, estudiosos conocieron el devenir de los hechos pero no se creyó en ellos”.

Y, entonces, manipularon la Democracia al libre albedrío de los interesados en borrar de las mentes la advertencia de John Kane: “El poder que se cede es poder que se concede”. Después de que se entrega no se recupera.