by Samaria Márquez Jaramillo

Editorial

CRIDECRE – Crisis de credibilidad

Desde el 12 de marzo 2020, día en el que se declaró a Colombia en cuarentena, transcurrieron 77 días como tiempo de gestación de un gravísimo problema que tendrá que parir nuestro país e inmediatamente ordenar un minuto de silencio por la credibilidad.

Cuando nada es seguro, todo es posible. Ya no hay fe y las opiniones divergentes, que empiezan a ser oídas, hacen pensar que lo del Coronavirus, el covid19, la pandemia, la cuarentena y la super crisis económica mundial que se vendrá encima, son el resultado logrado a través de una confabulación que buscó modificar las hegemonías universales, equilibrar el sobre poder económico, la renovación tecnológica y científica e intimidó a las personas con el riesgo de morir, para que la humanidad hiciera un alto en el camino y luego, agradecida por los favores recibidos, se echara encima un discernimiento ajeno , sintiéndolo aquiescencia propia y encimándole a la situación deleite de sobreviviente.

Filósofos que piensan sobre el hoy, ahora y aquí, puntualizan que, manipulado por algunos, un riesgo real magnificado exponencialmente mediante una conjura, fue utilizado para amenazar lo más preciado, la propia vida, para lograr que los habitantes del planeta Tierra se mantuvieran aislados, mientras los que resultan favorecidos con el cambio total de pensamiento, hacían un universal lavado de criterio, logrando que todos, con su idioma ,su cultura , sus sueños, ansiedades y emociones, se acomodaran en otra y nueva época, con diferente horizonte.

Aclaran los filósofos que la trama incluyó un error: No tuvo en cuenta la naturaleza humana y de primera mano se lucraron los delincuentes que aprovechando el populismo y el clientelismo gubernamentales entraron a participar del caos y complicaron todo.

Entre muchos rumores, el daño a la credibilidad es bien real en un mundo de leyendas urbanas, como la creencia de que Lady Di fue asesinada por los servicios secretos británicos; que el sida fue una creación de un laboratorio en Estados Unidos; que los hombres no llegaron en realidad jamás a la luna; que nuestro planeta está gobernado en la sombra por un grupo elitista formado por
multimillonarios, políticos, financieros y grandes corporaciones, con inmensa influencia mundial, que se titularon Bildebergs más poderosos que el Priorato de Sión o los Iluminati. Hasta se dice que es imposible ser presidente de Estados
Unidos, si no se está hipotecado a ellos.” Se trata de poderes fácticos mucho más poderosos que los de la política, los que mueven los hilos”. Se reunieron anualmente, el año pasado entre el 30 de mayo y el 2 de junio se encontraron en
 Montreux,  Suiza y este año estuvieron sesionando en Copenhague del 8 hasta el 12 de mayo y debatieron sobre la sostenibilidad de la recuperación económica, el intercambio de información entre servicios secretos, el futuro de la democracia, las perspectivas que presenta la política , la economía de China , las crisis de Ucrania y el método para reemplazar el camino de izquierda que recorren algunos gobiernos, llegándose a creer que en el encuentro de los llamados Bildeberg se decidió el destino del mundo y se creó una nueva cultura de masas.

El filósofo, escritor e historiador israelí, Yuval Noah Harari, es un profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén; en su columna semanal del Financial Times, periódico británico con más de 100 años de fundado, publicó esta semana una columna de opinión titulada El mundo después del Coronavirus y asegura que enfrentar la pandemia no es el foco de su artículo. «Debemos tener en cuenta las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones», dice Harari. «Al elegir entre alternativas, debemos preguntarnos no solo cómo superar la amenaza inmediata, sino también qué tipo de mundo habitaremos una vez que pase la tormenta. No hay duda: La tormenta pasará, la humanidad sobrevivirá, la mayoría de nosotros aún viviremos, pero habitaremos en un mundo diferente», vaticina.

Después de leer al filósofo de moda, es consecuente recordar una extraña paradoja que con estilo de hipercuento dice así:

En este tiempo, algunos hombres poderosos creen que cuando intercambian entre ellos sus discursos, se produce una conversación de dioses. Cuatro grandes inversionistas, venido uno de Estados Unidos, otro de China, el tercero de la Unión Europea y el cuarto del Japón, acordaron que el poder del dinero era creador y uno a otro se invitaron a surtir de músculos, garras, dientes a un ente que resultara amenazante, peligroso, temido y en el que pudieran apalancarse. El primero que participó en el happening  tiró su chaqueta al suelo y la acomodó de forma que pereciera un esqueleto de cuadrúpedo. El segundo, se quitó la corbata y la dispuso sobre lo que ellos intentaban fuera un esqueleto y la dispuso sobre la chaqueta imitando músculos sobre huesos. El tercero contempló la obra, pensó y su fino suéter a rayas de lana alpaca, lo sobrepuso a la chaqueta y la corbata. El cuarto, el más inteligente de todos ellos, se arrodilló, acercó su boca a la parte que correspondería a la boca del “cuadrúpedo”, sopló hacia ella… Admirados contemplaron su obra y ésta saltó sobre ellos y ¡los devoró!

STAFF

Directora
Samaria Márquez Jaramillo

 


Editor

Ramón Casalé I Arán

 


Desarrollador Web

Luis Felipe Benavides Narváez

 

 

 

Diseñadores Gráficos
Juan David Cobo Castro
María Luisa Castro Márquez