by Samaria Márquez Jaramillo

C o n t e n i d o

Editorial

EL TIGRERO

Jairo Baena

“Con la rosa de los vientos bajo la ruana,
abrió caminos para el tránsito de arrieros
y un enjambre de güaqueros,
con hachas y medias cañas,
heredó el patrimonio de los Quimbaya.
Nacieron los ranchos cerca a ríos y quebradas,
florecieron los pueblos como jardines del alba,
y el Tigrero, con un reino en su palabra,
tuvo por cetro el perrero que doblegó la montaña.
Así se forjó el milagro de mi Armenia y de mi raza”…

¿Qué diría ahora el Tigrero y cómo le dolería al “coleguita” presenciar a los mercachifles de la política? ¿Cómo sería la iracundia de don Mariano Jaramillo cofundador de La Tebaida? Y ¿qué haremos los cobardes, encerrados ahora para lamentarnos a solas de lo que nos declaramos imposibilitados de cambiar? ¡Pobre Armenia, triste conmemoración de sus 131 años, antaño limpios, honrados, e inhiestos!