by Samaria Márquez Jaramillo

María Teresa Herrán,
descrita de acuerdo con sus prioridades

Madre, Abuela, esposa, periodista, escritora, conferencista y poeta de hermosas y sentidas palabras. Fecha de nacimiento: 29 de junio de 1946. Casada, 3 hijos. Abogada de la universidad Javeriana, politóloga de la Universidad de Paris II; ejerció el periodismo en prensa y televisión.

Directora del Programa de Comunicación Social –Periodismo de la facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y Arte de la Universidad Central (abril 2005/ Septiembre 2007) y docente de la misma.

Coordinadora académica del “Manual Cubrimiento periodístico Responsable del Desplazamiento Forzado Interno” (MPP, con el apoyo de OIM, ACNUR, Unión Europea, USAID. Tercera edición, 2008).

Dirigió la Maestría en Comunicación de la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Pontificia Universidad Javeriana, enero de 1999 a agosto del 2000.

Los ruidos del silencio, obra poética de María Teresa Herrán debió ser presentada por Javier Darío Restrepo, en marzo pasado. La muerte del periodista y el CoronaVirus abrieron un compás de espera…

Cuando Javier Darío Restrepo leyó el libro de poemas de María Teresa Herrán, dijo a la autora: “Me sorprendieron estos textos escritos por una persona tan cerebral como tú, el resultado es una grata combinación de sentimientos y pensamiento”.

Los pensamientos, los sentimientos y las emociones no son algo a lo que se les deba temer ni ser acallados. Para tener un verdadero diálogo vivencial, hay que sentir, hay que dejar que la emoción surja, procesarla por medio de las palabras y luego liberarla. La mejor liberación de las palabras que conllevan sentimientos es a través de poemas.

María Teresa Herrán, maestra de técnicas y medios de comunicación, sabedora del poder de la palabra, de la belleza del ritmo, de la honradez de comunicar con palabras sinceras, entregó de sus entrañas intelectuales el poemario Los Ruidos del Silencio, del que presenta en esta página tres poemas:

REFUGIO

Escucha los ruidos del silencio
encierra las palabras en el cajón
y bota la llave en el mar
de los instantes.

¿Poema soy, o poesía?
En cuaquier caso,
poeta más que poetisa.
¿Acaso no son el mismo ser?
Mi ser, tu ser, humanos.

GIROS


Holgazana, mi vida
deambula:
ambientes,
circunstancias,
situaciones, episodios,
atmósferas, círculos,
aposentos,

muros abiertos que se cierran.

O

Los rechazo, me rechazan
no encontré
lo que ayudara a otros

a encontrarme.
O

Es tan fácil dar la vuelta
ir, volver, girar, venir
y en ninguna parte estar.
Las gentes entraron y salieron
del centro comercial
de mis espejismos
y nunca se hallaron
los tiempos
denuestros espacios.

o
Supongo
Que cambiar de vida
es correr el riego
de perder laanterior.
Por eso, suponer
es la peor
estrategia para
cambiar devida.
O

Ahora quiero sumar
todos los caminos
que nunca recorrí.

Para que mi camino

sea una mano
que acaricio,
palmo a palmo.
Vivir las vidas que no tuve
sin atreverme a pensar
que nunca las tendré.

PALABRAS

 

Viajero soy, itinerante
de palabras.
Mundos
abismales o cerrados.
Las acecho,
las extiendo, las devoro, las

malgasto,
las abandono.

Paz :
¿Silencio?
¿Armonía? Luz,
opretexto

…para no mencionar aquello
que esconflicto.

Diálogo :

Mudez sorda?
¿Precipicios insondables
detrás de soliloquios?
o fecundidad
de razones olvidadas.

Vejez: ¿decrepitud
olor, secreciones?
¿Efluvios que lo invaden todo
como malas nostalgias?
O sabiduría añorada,
llegada al puerto sosegado.

Palabras que matamos,
impunes asesinos: están
por ahí,
cubiertas de polvo,
olvidadas en cualquier rincón.

Palabras: piel, nube, arrebato,
en ellas me quedo,
atrapada.