by Samaria Márquez Jaramillo

Literatura del antiguo Egipto: ¡Resucita, levántate y anda!

A propósito de una reciente publicación de Javier Cortines: Novelas cortas y poesía morosa del antiguo Egipto. “La Verdadera Historia de Sinuhé” y Otras Variopintas Serendipias Este libro está dedicado a Luis Eduardo Aute con el que el autor mantuvo una relación de amistad y empatía, sobre todo en la forma de entender el amor)

Julio Mateos Montero *

*Es doctor por la Universidad de Salamanca y, sobre todo, un pensador comprometido que reflexiona y escribe Este triple bagaje,intelectual, formativo y profesional, le permite indagar en auténticos agujeros negros . https://www.materiayfantasiapedagogicas.es/ Humanista, pedagogo y profesor. Doctor en Historia de la Educación. Co-fundador de FEDICARIA (1995) y de la revista Con-Ciencia Social, plataformas de pensamiento crítico que han ejercido una marcada influencia durante los últimos veinticinco años en España y Latinoamérica, en el ámbito de la educación y de la cultura.

La arqueología desentierra todo tipo de cosas y suele meterlas en un museo. Otras veces, como ocurre con el libro de Javier Cortines recién publicado, lo que se hace es recoger las expresiones culturales de un pasado muy remoto para darles vida, una vida nueva mediante un trabajo literario que las resucita y, al mismo tiempo, transforma para ser disfrutadas en el presente. Javier Cortines decidió siendo muy joven bucear en mitos, leyendas, relatos y estampas cotidianas de los tiempos que se conocen como antigüedad. Viajó por esos mundos de dios, como periodista, empapándose del legado cultural de civilizaciones esparcidas en el mundo antiguo.

Resulta muy satisfactorio ocuparme, aunque sea en una breve reseña, de un libro sobresaliente por su elegante sencillez –que no ingenuidad– y que puede ser un bálsamo para muchos lectores y lectoras en estos tiempos en que se erigen los barrotes, los odios patrióticos, las migraciones huyendo de la miseria, los ataques rabiosos a los Derechos Humanos. Además, se ha publicado en el contexto de una pandemia que parece haber venido para agravar todos los horrores que unos seres
humanos pueden infringir a otros en este “valle de lágrimas”. Las plagas del viejo Egipto… ¡Tan lejos y tan cerca! Pero  decía que esta lectura puede ser balsámica porque nos recuerda que en el milenario sufrimiento también se hace presente la vida, la rebelión, la belleza, el placer.

Javier ha escogido una colección de relatos, de leyendas y de poemas –esas tres categorías sitúan las tres partes en que divide la obra– no demasiado amplia, pero muy variada. «Unas pocas pepitas de oro» me decía él. Las fuentes del libro se sitúan en el gran Nilo, durante un periodo tan lejano y tan extenso que dio tiempo y lugar para generar, entre otras cosas, el artefacto de la escritura, un invento tan divino como demoniaco, que ha ido creciendo hasta nuestros días como devorador de la memoria a escala humana, pequeña y propia.

El autor introduce cada pieza con oportunos proemios que contienen la información necesaria y suficiente sobre sus orígenes. Son una utilísima orientación que podemos situar en el terreno de la divulgación histórico – científica.

El tipo de narrativa que aquí se ofrece no fomenta ningún pasmo o reverencia por la antigüedad, sino que, haciendo de los milenios poca cosa, nos acerca al contexto de los personajes y nos muestra los humanos juegos de los dioses, el valor y la astucia de los hombres,
sus más tristes pensamientos, la forma tan humana de reflexionar bajo la opresión o ante el infortunio, las mieles del poder o las desventuras del desterrado, la voluntad de rebelión o los sensuales deleites de la vida. El autor parece que quiere sumergirnos en otros lugares y tiempos, con una doble intención ética y estética. No es que trate de “traer el pasado” con la pedagógica intención de aleccionar a los que habitamos el presente, sino que parece querer llevarnos “allí”, donde todo tenía sentido sin necesidad de prejuicios actuales; transportarnos al pagano universo en el que el espeso manto del cristianismo no había caído sobre la tierra.

No es fácil encontrar unos precedentes precisos para esta obra de Javier Cortines. Muchos podemos recordar a Sinuhé, el egipcio de Mika Waltari, pionero del éxito de la novela histórica. Aunque Javier ha expresado su simpatía por el novelista finlandés, a mi juicio sus escritos son bien distintos. Javier no escribe novela o cuento histórico al uso. Puede hablarse de un universo literario con identidad definida. Creo que la esencia de los escritos de Javier Cortines es la siguiente: No hay espacios ni tiempos que admitan fronteras. El viajero se desplaza tranquilamente sin sentirse extranjero en ninguna parte (no olvidemos que también el pasado se nos presenta como un país extraño). Pasearse por Atenas o por el Nilo de hace dos mil años, con las manos en los bolsillos, relajadamente. Sólo así es posible mantener abierta de par en par la mente, sentir a todos los seres humanos iguales a los vecinos de nuestra aldea, hacerse cargo de sus deseos y de sus pesares.

-1- Julio Mateos (1946). Hasta su jubilación (en 2006) en una escuela salmantina, combinó su trabajo de maestro con el activismo político y sindical. También con investigaciones en los campos pedagógico y de las Ciencias Sociales. Estudió Biología y más tarde Ciencias de la Educación. Se doctoró con premio extraordinario por la Universidad de Salamanca con una tesis de historia de la educación. Durante unos veinticinco años formó parte de distintos proyectos de investigación y divulgación en el seno de Fedicaria. De todo ello se ha dejado noticia en la web Nebraskaria y otro sitio más personal, <https://www.materiayfantasiapedagogicas.es>.

El libro puede adquirirse, entre otros sitios, en Amazon pinchando en esta enlace Novelas cortas y poesía amorosa del antiguo Egipto