by Samaria Márquez Jaramillo

Tierra Quindiana

S.M.J.

El domingo 22 de enero de 1967 estaba con mis padres, mis hermanas,
algunos tíos y primos terminando la temporada navideña de vacaciones, que habíamos disfrutado en una finca, en la ahora denominada vereda La Argentina y que en mi niñez se llamaba Hacienda La Argentina, cuando un trabajador que esperaba acabáramos de desayunar para que se le pagara el jornal de la semana, contó: “En Armenia habrá un entierro con músicos, serenata y jolgorio”.
Eso si era una noticia, en ese entonces. Años después ya los mafiosos habían acostumbrado a los mariachis, al viejo “enterrador de la comarca “, de Bodas negras, cantado en cementerios, más frecuentemente en Cali, imitando el patetismo de Gilberto Urquiza.

– Y ¿eso? Huy, que tiempos estos…Ya ni los cadáveres los respetan y      quién es el difunto, alegó mi madre.
– Ah, misia Laurita, el muerto es un músico, hijo de un famoso de los  bambucos, los pasillos, y el vals. ..El finadito es Evelio Moncada Salazar, que le ponía música a los versos de Bernardo Gutiérrez, nacido en Manizales, como usted.
– Niñas, búsquenme un “chiro”” negro, que nos vamos para Armenia Ordenó mi madre.

Pocas horas después, los que cupimos en el jeep Willys resultamos en el antiguo cementerio San Sebastián y con gestos de plañideras griegas escuchamos el homenaje que a Evelio Moncada, en su funeral, le entregaban las organizaciones musicales Adecol de Manizales, Pereira y Armenia, junto con el bambuco de Jorge Eliecer Orozco Adiós Evelio Moncada.

Así fue como supe que existía Adecol. Luego, pasaron 20 años y regresé al Quindío y como paráfrasis de “el que en Bogotá no ha ido con su novia a Monserrate…”, yo fui los sábados a Adecol Armenia, allá en la carrera 13 cerca a donde ahora está el Centro Comercial AltaVista. 

Ah por olvido voluntario estaba omitiendo confesar las lágrimas que cuando alejada de mi solar de Tebaida, lejos de las fronteras colombianas, tantas veces lloré oyendo en la voz de Héctor Moncada Salazar, con letra de Bernardo Pareja y música de Evelio Moncada Salazar: 

Hacer click en el siguiente link para  escuchar una serenata de música quindiana:https://www.youtube.com/watch?v=RfoNMYzWg-I

Tierra Quindiana

En hamacas de bejucos
las aves mecen sus trinos
hablan de viejos caminos
biografías de bambucos.

La dulce tierra quindiana
nos dio acentos de guaduales
herencia de cafetales
y rumores de fontana.

La noche guarda cantares
en canastas de luceros
derramando en los senderos
fragancias de azahares.

Sus colinas amorosas
hacen ya la vida buena
con rumores de colmena
y serenidad de rosas.