by Samaria Márquez Jaramillo

MIGUEL JOSÉ DÍAZ GRANADOS y NÚÑEZ DÁVILA
Prócer y Mártir de la Independencia

José Asunción Suárez Niño

Mientras la Nueva Granada exhala vientos letales de la colonia, el patriota y mártir Miguel José Díaz Granados y Núñez Dávila siembra con sus escritos semilla de libertad en el corazón de las tertulias clandestinas en Cartagena de Indias, previo mensaje secreto entre comensales de alta jerarquía intelectual y libertaria cartagenera. Mediante reuniones casi a diario con su cercano amigo y pariente, don José María García de Toledo y Madariaga, ambos egresados del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, “montan” en el Corralito de Piedra un documento ingenioso que, sin provocar desconfianza en los españoles y realistas criollos, da cuenta de la rebelión de Quito, con lenguaje aparentemente sumiso sostienen al mismo tiempo que “no debe oírse otra voz que la de España, en cabeza de Fernando VII”,todo ello para “suavizar” al Gobernador Soria, quien está al mando de 3.000 efectivos de la guarnición en Cartagena.

Un bolero del Mexicano Alberto Domínguez se titula “Perfidia”, haciendo honor a ese nombre es el arma inicial, eficaz y poderosa usada con habilidad francesa, en cabeza de García de Toledo y Díaz Granados, para sembrar cizaña dentro del poder español.De aquellas veladas saleacta de independencia cartagenera y otros documentos redactados principalmente por Miguel y Domingo Díaz Granados, García de Toledo,Manuel Rodríguez-Torices,Fernández de Madrid, José María del Real,Castillo y Rada y, los hermanos De Narváez, que fungen como actores de reparto en la famosa “tertulia”.

Nacido en Santa Marta el 30 de septiembre de 1772,casó en primeras nupcias con doña Rosalía López de la Castilla y Salas ,hija de don Santiago López de la Castilla y de la Rocha y, doña María Josefa de Salas y Mesa, con descendencia.

En segundas nupcias,Miguel José Díaz Granados, contrajo matrimonio con doña María San Diego y García,hija de don Alonso San Diego y Sáenz de San Pelayo y, doña Ana María Jacinta García del Corro y Ramírez de Arellano , ancestros directos de quien esto escribe.

Tiempos vigilantes de Inquisición española,cruzan con ideas libertarias encabezadas por un selecto grupo de revolucionarios inteligentes e ilustrados que comulgan con ideas antimonárquicas de la revolución francesa, independencia de los Estados Unidos de América, proclamada en 1776,detalles que calan enormemente en sus brillantes personalidades; más tarde se verá favorecida también por la prisión del Rey de España don Carlos IV,y de su hijo don Fernando a manos de Napoleón ,en Bayona.

Hechos que politizan profundamente tanto a los cartageneros como a los súbditos del imperio español, que ya hace agua en sus posesiones ultramarinas de América ,razón por la cual el Consejo de Regencia de Sevilla quiere asegurar lealtad de los americanos y nombra como Comisionado Regio, a don Antonio de Villavicencio,aristócrata quiteño ,descendiente de cartageneros y nieto del Marqués de Premio Real ,cuya misión es hacer jurar a todos gobernantes y cabildos su fidelidad al Rey Fernando y por supuesto, al propio Consejo.

El 14 de junio de 1810, el gobernador de Cartagena don Francisco de Montes,recibe con profunda molestia orden del Cabildo obligación para compartir el gobierno con dos cabildantes ilustres:José María García de Toledo y, su pariente don Miguel Díaz Granados y Núñez Dávila,quienes han conspirado para trazar lineamientos del nuevo mandato,al tiempo que inicia contra el gobernador Montes una serie de procesos políticos,entre ellos acusación que era un aliado de franceses,lo que termina por unir tanto a militares como a civiles para dar el golpe de estado definitivo.

Una vez depuesto Montes y embarcado hacia la Habana, se instaura en Cartagena Junta Suprema de Gobierno, conformada por el Teniente del Rey don Blas de Soria, quien la preside, don Antonio de Narváez y de la Torre y, don Tomás de Andrés Torres, cuya razón inicial es gobernar mientras el Rey Fernando VII, sea rescatado de su encierro.

En enero de 1812,asume el poder don José María del Real Hidalgo,quien gobierna por espacio de 68 días,siendo reemplazado por un joven de sólo 24 años, Manuel Robustiano de los Dolores Rodríguez-Torices y Quiroz,a quien se le otorga el título de Presidente Dictador por tres años y, como Vicepresidente a don Gabriel Gutiérrez de Piñeres;luego
bajo la dirección de Rodríguez Torices,se procede a redactar la Constitución del Estado Soberano de Cartagena,primera que se aprueba en la Nueva Granada,inspirada en los principios clásicos de la Revolución Francesa y de los Estados Unidos.

Mientras tanto,en Europa ocurre grandes cambios :El regreso de Napoleón de su frustrada campaña rusa,lo obliga a abdicary ,como resultado de ello,libera a Fernando VII de su
cautiverio,quien llega a Madrid en mayo de 1814 y su primer acto es derogar la Constitución española,”la Pepa”,aprobada en Cádiz en 1812.Al poco tiempo ,Napoleón es derrotado en Waterloo; las colonias españoles toman un segundo aire,con el argumento de que si el rey ya está de nuevo y se la ha jurado fidelidad,para qué insistir en independencia?

Razón poderosa que expuso el nuevo Virrey, don Francisco de Montalvo y Ambulodi, al gobierno de Cartagena para lograr una reconciliación;la respuesta no se hizo esperar,los cartageneros contestan de inmediato que si Fernando ha abrogado la Constitución y, los mismos españoles quedan a mando de un rey absolutista,mucho menos se puede esperar
para los americanos.

 

LLega el sitio de Morillo durante 106 días cuyo número de víctimas asciende a 7.300,algo más de la tercera parte de la población;6.300 equivale al sitio, unos en acciones de armas,otros en fusilamiento ,y la mayoría por efecto del hambre y las enfermedades ;en fin, 1.000 más que no pueden sobreponerse a sus quebrantos en los meses y años siguientes.Con este panorama desolador entra Morillo el 5 de diciembre de 1815,triunfal a Cartagena:”La ciudad presenta el espectáculo más espantoso a nuestra vista.Las calles están llenas de cadáveres que infestan el aire,y la mayor parte de los habitantes se hallan moribundos como resultado del hambre..”

Los primeros reos notables de insurrección son 17, en lista diseñada por el propio Morillo ,la cual finalmente se reduce gradualmente según preferencia del propio Morillo, hasta quedar en nueve ;estos últimos son juzgados breve y sumariamente,encausamiento que es decretado en firme, el 9 de enero de 1816 ;enseguida son llamados a declarar 21 testigos,que declaran entre el 17 y el 25 en indagatoria ;del 26 de enero al 5 de febrero se procede al careo de sindicados y testigos;los alegatos de tres de ellos son magistrales, vena rosarista que resalta con escritos de gran habilidad jurídica, en cabeza de Díaz Granados,García de Toledo y Antonio José de Ayos;una vez nombrado el Consejo de Guerra, el día 18,se reúne en lacasa del nuevo Gobernador, Brigadier General don Gabriel de Torres y Velasco. Al día siguiente,se dicta sentencia:”Todo bien examinado-dice el documento-el Consejo ha condenado y condena a los referidos Manuel del Catillo y Rada, Martin Amador, Pantaleón Germán Ribón, Santiago Stuart, Antonio José de Ayos, Joseph María García de Toledo y, Miguel Díaz Granados a la pena de ser ahorcados y confiscados sus bienes, por haber cometido el delito de alta traición. Y condena el Consejo a don Manuel Anguiano a ser pasado por las armas,por la espalda, precediendo su degradación ..y finalmente condena a José María Portocarrero a la misma pena de ser ahorcado y confiscado sus bienes…” 

Los nueve mártires salen de sus cárceles y son llevados al cadalso el día 24 de febrero de 1816, ejecuciones que se hacen por grupos separados;sus cadáveres son arrojados en unas carretas ,y echados en fosa común,en el incipiente cementerio de Manga ,restos que hasta la fecha no han aparecido.

En la nómina de los grandes mártires de la república, mi tatarabuelo paterno-materno ocupa un puesto de honor en la consideración nacional.Su estirpe y abolengole valieron para ser uno de los principales jurisconsultos del Nuevo Reino de Granada y ocupar grandes responsabilidades como Abogado de la Real Audiencia, Ministro de las Fuerzas Navales y Terrestres del estado en varios períodos,Alcalde de Cartagena en 1810;Comisionado Director para entrar en arreglos con don Antonio Nariño sobre el reconocimiento de Fernando VII en 1.811;Ministro del Tribunal Superior de Justicia en 1814,Senador y Triunviru del gobierno de la Provincia en 1815.

Su biografía se puede resumir en pocas líneas;sobre el significado del sacrificio podrían escribirse largos ensayos y densas consideraciones patrióticas porque, en su destino final,el espíritu de una época marcó para la posteridad su maravilloso devenir histórico. 

Holocausto que, al lado de otros ocho prominentes patriotas, parientes entre sí, fundamentaron las bases de la naciente e independiente república tras su cabeza y las de los otros mártires que rodaron por el suelo; un puñado de guerreros se levantaría para conquistar la independencia definitiva.

Cuando los signos vitales son doblegados por balas opresoras,la bandera de la dignidad y del heroísmo ondea airosa en lo más alto de la cumbre; ese fue el portentoso legado de Miguel Díaz Granados y Núñez Dávila. El 24 de febrero de 1816 a las 11.30 AM,
camino al paredón de fusilamiento pronunció esta célebre frase que ha pasado a la Historia con letras inmortales: “Prometí derramar hasta la última gota de mi sangre por la independencia de mi patria;mi promesa va a ser cumplida”.

BIBLIOGRAFÍA

– Arrázola,Roberto.”Documentos para la historia de Cartagena”,1967
– Bossa Herazo,Donaldo.”Documento capital de Historia de Cartagena”,1961.
– Corrales,Manuel Ezequiel.”Documentos para la historia de la provincia de Cartagena”,1883.
– Del Real Torres,Antonio.”Biografía de Cartagena”
– Gutiérrez de Piñeres,Eduardo.”Documentos para la historia del departamento de Bolívar,1924.
– Lemaitre,Eduardo.”Breve historia de Cartagena de Indías”,1970.
– Lamaitre,Eduardo.” Antecedentes y consecuencias del once de noviembre de 1811,1961.
– Marco Dorta,Enrique.”Cartagena de Indias,puerto y plaza fuerte,1960.
– Urueta ,José P. ”Cartagena y sus cercanías”,1888.
– Jiménez Molinares, Gabriel.”Los mártires de Cartagena de 1816, ante el consejo de guerra y ante la historia,1947.