by Samaria Márquez Jaramillo

Íntimos, como el verso y el poema, envueltos en abrazos de algodón

Cesar Ramírez Cuartas*

*Romancero de la Poesía, gestor en DDHH y PAZ. Activo de la Escuela de DDHH y Paz Héctor Abad Gómez capitulo Quindío. Integrante de la ONG DDHH Demetrio Prieto, Armenia. Activista del Sindicado de  Defensores de los DDHH SINDHEP/ en la Defensoría del Pueblo. Abogado graduado por la Universidad Gran Colombia, especializado en DDHH DIH en la Universidad Santo Tomás, docente Universitario de las universidades del Quindío, Gran Colombia y Von Humboldt. Ciudadano que trabaja  por un territorio con paz estable y duradera. Laboralmente vinculado, como profesional  especializado,  a la Defensoría del Pueblo.

 

 

Albricias

Hijo del abuso del poder, cada evento de oscuridad recibirá estrellas de resistencia y un buen destino cobijará al mundo en ese tiempo la palabra traerá verdad.

La amistad es un terco abrazo. El beso  infinito vuela en perfume de  flor en flor. Los vientos del sur y norte llevan semillas fecundas, las montañas y la mar  esperan, en todos los pensamientos,  palabras serenas. 

Las alas de mariposas amarillas trajinan mensajes  de ilusiones; cada gota de lluvia aliviará el ardor de la tierra y esta se abrirá en abanico de esperanza… 

El ruiseñor, al amanecer trina un mensaje de alegría; el grillo nocturno describe  la trama de la vida; las campanas repican  porque   ya nunca preguntarán por quién doblan.

 Paz y bien, el nocturno sueña un mundo nuevo real e imaginario, la  palabra ancestral  es la pura verdad que llega al corazón y allí se queda. 
El lienzo espera mil colores, la amistad es el universo mismo, la solidaridad la máxima expresión del humanismo y  la armonía permanece en el  ritmo de convivencia. 
La hospitalidad estará en la casa de todos y la ternura hará su mejor soneto, son tiempos de la promesa cumplida: Será  la naturaleza nuestra efímera piel.
Del Universo, la solidaridad hablará el idioma humano, la promesa cumplida honrará a todos y la vida será una utopía hecha realidad.
 

Historia de una vida 

Antes del anochecer, llegó una mujer  sencilla en su ser,  tímida al esperar.  Caminó con alegría e inició una gran revolución por la vida misma. Con 1 lápiz, 1 cuaderno y 1 libro en su mochila tricolor,  declaró versos  y cantos  que hablan de la belleza del todo y de la nada y entronizó las banderas por una identidad para  una ciudadanía que estaba arriando sus colores. También dejó oír su tamborcito, que sembraba semillas de mostaza. 

Por la energía y el poder  de la oralidad, sus cantos y versos muy pronto se transformaron en bitácora de la barca naufraga en los “a mí qué me importa”. Y ella, tan grande, tan alta, tan pequeña y tan inmensa,  se transformó en fruto de la ilusión: Consecuentemente a todo ser  épico, en la odisea del pensamiento le arriba la tragedia y junto con su tambor,  se  transformó en viento, agua, fuego, luna, sol, amor  y, entonces, fue cometa tricolor que sostenida por  un hilo de araña  llegó hasta donde nace el arco iris. Ya había cumplido el encargo de verbalizar el cambio y le llegó el tiempo de la transformación. Partió como la marinera que viaja en su barquito de papel; capitana de su timonel, inició su navegar por otras aguas, portando como único equipaje su mochila de cabuya, 1 lápiz, 1 cuaderno y 1 libro, sus únicos insumos para, según lo cantaba, salvar el amor, proteger el Planeta, salvaguardar  el río, pregonar que la vida es bella, promover la Paz de los pueblos y defender la República.

Hasta siempre María: Permanecerás  atada como el verso al poema, envuelta para siempre en un abrazo de algodón.