by Samaria Márquez Jaramillo

EN QUÉ TIEMPO VIVIMOS

Nota de la dirección de la revista

Letras Liberadas

Mientras caían las bombas y se disparaban los misiles, las esperanzas de un nuevo orden mundial cedieron lugar al desorden común. Nadie debe forjarse ilusiones pensando que el nuevo orden mundial, del que tanto alarde se hace, se ha establecido o está cerca».

Revista Time, 28 de enero de 1991.

“… hacemos un llamado a las 7.800 millones de personas en el mundo, y las 206 naciones y territorios del planeta, para que se unan de manera solidaria y firme en la lucha contra el coronavirus COVID 19”. Organización de las Naciones Unidas.

“Se está utilizando la pandemia del COVID-19 para crear un gobierno mundial con el poder enfocado en un grupo de milmillonarios.  Bajo la excusa de coadyuvar en la detención del Coronavirus,  Bill Gates tiene la intención de rastrear y monitorear a las personas a través de la vigilancia digital. La Fundación Rockefeller también apoya el seguimiento masivo de las personas, todo bajo la excusa de detener la pandemia Pero ¿es posible que un gigantesco sistema global de vigilancia creado por el COVID-19 sea desmantelado una vez que desaparezca la pandemia? ¿O solo se transformará en otros métodos de vigilancia presentados como mecanismos para proteger la ‘salud pública’?” José Mercola (Filántropo autor de la lista BestSeller del New York Times, fundador de Mercola.com) 

El tercer milenio es el milenio actual. Comprende el período entre el 1 de enero de 2001 al 31 de diciembre del año 3000. El siglo actual de este milenio es el siglo XXI, la década actual de este milenio es la 2º y termina el 31 de diciembre, y el año actual de este milenio es el 2020.El 1º de enero 2021 se inicia la tercera década del siglo XXI.

La 1º década estuvo marcada por el terrorismo: 2001: en la ciudad de Nueva York, el grupo terrorista Al Qaeda derriba las Torres Gemelas.

En la 2º década 2011-2020, sigue la orgía del terrorismo y llegan  los terremotos, los inmigrantes  y al finalizar el 2020, se erige como elementos de la historia de esa década

 el Coronavirus , las migraciones y el peligro amenazante: Trump y la sensación de que el mundo marcha en reversa, y  que la humanidad y la política mundial propenden por la deshumanización y la pérdida de la dignidad de los seres, derrumbando  los derechos Humanos y mientras que  Trump  pierde autoridad y gana en protagonismo dañino ya casi la humanidad olvida el significado de la palabra gobernanza.  

¿Cómo estará organizado el mundo ad    portas  de la tercera década del siglo XXI? ¿Qué se entiende por orden mundial? La idea de orden mundial tiene que ver con el manejo del poder (hegemonía, equilibrio, concierto), el desarrollo e implementación de reglas formales (leyes internacionales) y la creación de organizaciones internacionales. Por otro, se argumenta que el mundo actual está dividido en tres campos formados alrededor de tres grandes imperios —China, la UE y EUA—, que tratan de dar forma  al mundo, de acuerdo con sus intereses. La historia reciente condena la conducta del presidente estadounidense Donald Trump en términos personales: Recuerda y habla de su abrazo con Vladimir Putin y el desaire a sus propios servicios de inteligencia. En respuesta los aliados tradicionales de Estados Unidos echan al viento la teoría de que Trump no está en sus cabales. La historia del futuro cercano tendrá en cuenta la antiglobalización de Trump y sus ataques  a la OTAN, la ONU o la OMC,  la OMS, los acuerdos de París  y el tratado nuclear con Irán , actuaciones que alteraron los patrones políticos y económicos  estadounidenses.

El auditorio del campus de la Ciudadela de la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona,  Noam  CHomssky, el 7 de diciembre de 2018, día que cumplió 90 años de vida, en diálogo con Rafael Argullol y Ricard Solé, desde su clara posición de humanista habló de lo que se ha cumplido o no de las profecías de novelas y películas que se sitúan en el tiempo en que vivimos, augura que  con nuestra entrada en el siglo XXI está cerca el convertir en realidad lo que hasta ahora pertenecía al dominio de la ciencia ficción y complementa sus afirmaciones así: “ El aislamiento de Estados Unidos está aumentando notablemente a la par que su disminución de dominio universal. Solíamos considerar que si alguien se pasaba de la raya, los castigaremos con dureza, a menos que hicieran lo que dijéramos. Eso está ahora lejos de ser cierto. Durante este siglo y por primera vez en 500 años, América Latina se ha liberado del imperialismo occidental. El Fondo Monetario Internacional, que es, en otras palabras, una agencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha sido expulsado en su totalidad de América del Sur. Ya no quedan bases militares estadounidenses allí, dando un paso hacia adelante, que podría ser revertido por Trump. No lo sabemos.

 

Todos estos hechos resultan muy relevantes. Están relacionados al tema ampliamente discutido sobre el declive del poder de Estados Unidos. En 1945, Estados Unidos dominaba el mundo, como nunca en la historia. Poseía cerca del 50 % de la riqueza global, mientras que otros países industriales estaban devastados, destruidos o seriamente afectados por la guerra. Su economía se benefició enormemente de la guerra y a partir de ese momento, Estados Unidos consiguió una posición de dominio sin precedentes históricos. Ello, por supuesto, iba a terminar algún día: esos otros países industrializados se reconstruyeron. Hacia 1970 el mundo tenía tres polos, tres ejes económicos: Europa con sede en Alemania, América del Norte, con sede en Estados Unidos y la zona noroccidental de Asia, con sede en Japón. Ahora China se ha convertido en un socio, dejando de ser solo un conflicto. Para entonces, la participación de Estados Unidos dentro de la riqueza mundial, era del 25 %.  Hay muchas más cosas que discutir respecto de estos temores, esperanzas y perspectivas. Existen amenazas y peligros concretos. Existen también muchas oportunidades. Nos enfrentamos nuevamente a ello; pero es la gente más joven la llamada a entender que estas amenazas son las más graves que han surgido en la historia de la humanidad. 

La guerra nuclear y la catástrofe ambiental, son afrentas literales a la supervivencia. Se trata de preocupaciones urgentes que no dan espera, y que a partir del 8 de noviembre se volvieron apremiantes por las razones que ustedes ya conocen y que también he mencionado. Estos asuntos tendrán que ser afrontados prontamente y  de forma directa, si es que el experimento humano no quiere ser un fracaso terrible.”…

De acuerdo con la evolución, los humanos somos el resultado de millones de años de vida. Como quien dice: Los humillados y ofendidos habitantes de este siglo, somos, apenas,  un subcapítulo en aquella larga historia de lucha y muerte sin fin.

Cuando observamos una bandada de pájaros o un banco de peces vemos que si un integrante del grupo cambia de dirección el resto de miembros, al unísono, también varía su rumbo. Entre ellos hay un vínculo, una unión invisible. Igual nos sucede a los seres humanos: hay una profunda conexión entre nosotros y por ello lo que una persona piensa, dice o hace afecta al resto de la humanidad. Pensemos en esto, para entender en qué momento vivimos.